Todo negocio está expuesto a la incertidumbre sobre la ocurrencia de eventos que puedan impactar en la generación de valor para la organización. Un evento con impacto negativo limitaría la generación de valor, pero, un evento con impacto positivo podría compensar los efectos negativos y/o generar oportunidades que ayuden a la creación o maximización de valor. En este orden, será un riesgo todo aquel suceso que pueda impactar la generación de valor para una empresa, sin importar su causa y la ubicación de ella (dentro o fuera).

El mero hecho de tomar decisiones gerenciales en el negocio genera incertidumbre y en consecuencia, produce riesgos. Esta es una de las razones por las que la gestión de riesgos empresariales (ERM, por sus siglas en inglés) se ha convertido en una práctica cada vez más consciente. Como prueba de ello, es la creciente preocupación que han expresado los líderes empresariales mundiales reunidos en el Foro Económico Mundial, lo que ha llevado a que esta organización en conjunto con la empresa aseguradora Zurich elaboren un estudio sobre los principales riesgos de hacer negocios en las diferentes regiones del mundo.

Los resultados del informe 2018 revelan el top 10 de los riesgos que más preocupan a los empresarios mundiales:  

  • Desempleo y subempleo
  • Falta de gobernanza nacional
  • Shock en los precios de la energía
  • Crisis fiscal
  • Ciberataques
  • Profunda inestabilidad social
  • Falta de mecanismos de financiamiento o instituciones
  • Falta de infraestructura crítica
  • Falta de gobernanza mundial o regional
  • Ataques terroristas

Fuente: Foro Económico Mundial, 2018

Haciendo un acercamiento a nuestra región, la preocupación de los empresarios de América Latina y el Caribe (ALC) cambia de orden siendo la primera, la falta de gobernanza nacional en los países del subcontinente, seguido por la profunda inestabilidad sociopolítica, además de el desempleo y subempleo. En el caso de ALC y a diferencia del top mundial, otras preocupaciones que se cuelan en el ranking, son: el colapso del Estado o crisis, tráfico ilícito, catástrofes naturales y falta de planificación urbana.

Ahora bien, según cifras de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el 99 % de las empresas formales son micros, pequeñas y medianas y emplean al 61 % de los trabajadores, pero solo representan el 25 % del producto interno bruto de la región, esto evidencia un problema de productividad importante y una mayor vulnerabilidad frente a riesgos del entorno y problemas internos, debido a la falta de fortaleza operacional y financiera, en conjunto con la dependencia casi exclusiva de los ingresos provenientes de fuentes territoriales (internas de cada país).

Bajo este escenario, resulta imprescindible para las pymes del siglo XXI administrar los riesgos asociados a su negocio desde una perspectiva práctica. Entonces, ¿cómo gestionar los riesgos en las pymes? A continuación, unos sencillos pasos que facilitarán esta tarea gerencial:

  1. Reconoce e identifica los riesgos
  2. Describe los riesgos
  3. Evalúa su impacto
  4. Decide el tratamiento al riesgo
  5. Toma acciones

Finalmente, la administración del negocio basada en riesgos es necesaria para asegurar el logro de los objetivos de la organización. La gestión de los riesgos puede ser tan compleja como los líderes quieran hacerla, lo cierto es que no reconocer los riesgos y actuar en consecuencia es una falla que podría llevar el negocio a su fin.

Reconoce cuanto antes la incertidumbre y la exposición al riesgo en tu negocio, pero muy especialmente, ¡actúa en consecuencia!

Únete a la conversación

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *